Destacado

Otra violencia de género invisible: El supuesto síndrome de alienación parental

El sap es un constructo pseudocientífico, lleno de falacias, que no debe ser aplicado, y todos los organismos rigurosos han prohibido su utilización.

Hoy 25 N, día contra la violencia de género, no puedo menos que hablar y gritar muy alto acerca de este constructo pseudocientífico, de este engendró construido contra las mujeres, que se llama el síndrome de alienación parental. Nació allá por los años 80, en EEUU, por un psiquiatra que se decidió con pocos escrúpulos a hacer negocio, trabajando para salvar a marines que venían de la guerra de Vietnam “desquiciados” y al volver continuaban violando y abusando de sus propios hijos. Sus mujeres los comenzaron a demandar, y ellos cerraron filas en torno a este perito, que no tenía credenciales en investigación, pero que construyó punto por punto una teoría que descalificaba y desacreditaba el testimonio de mujeres ( lo cual es fácil en estas sociedades que se dicen igualitarias, pero acerca de las que existen muchos prejuicios desde Adan y Eva. El fué el que lo hizo , comer del fruto del arbol prohibido, pero ella era la culpable porque lo sedujo cual serpiente para que lo hiciera) Así , históricamente, se ha desplazado la responsabilidad de lo que hacen los hombres fehacientemente, a lo que pensamos que estuvo detrás- siempre ella , la mala, la bruja, la arpía). Por eso no soprende, que cuando una criatura muere, no importa si fue violada o maltratada, la madre siempre es culpada como copartícipe. Por hacer, o por dejar hacer. Nunca se le presupone inocencia o ignorancia. Al revés en cambio no. Cuando hay conocimiento de que hay hechos que la inculpan, éllos, sus parejas, no son inculpados. No sabían nada, son inocentes y ellas las malas. Ya no digamos si son extranjeras o negras y él, españolito de bien. El juicio está hecho antes de llegar a la justicia.

Y no solo desacreditó a las mujeres, sino a sus criaturas tambíen y he aquí la parte más complicada, porque la ternura podía jugar una mala pasada. ¿ que hacer entonces? Desplazar de nuevo la culpa hacia la madre.

¿Se denuncia maltrato o abuso sexual infantil ? – ¿ Quién lo hace?

¿La madre? es porque está queriendo vengarse de que la hayan dejado ( aunque ella sea la que ha decidido proteger a su criatura, separándose.)

¿ Que se ha separado? – Está rompiendo la familia ( lo que ofende a muchos grupos pro-familia. La mujer ha de quedarse en el matrimonio hasta la muerte, como manda Dios. ah no!, la iglesia. y hay que restituir el órden).

¿ Que ella trabaja y tiene nivel educativo? -No es una madre sumisa, es una pérfida con herramientas.

¿ La criatura? ¿Es mayor? – Ha hecho un “folie a deux” con su madre ( una alianza patológica y no le importa dañar a su propio padre). Está abducida, la mala es ella. – (Los folie a deux son extremadamente ráros de encontrar, y muy patologicos, en procesos psicóticos todos. )

¿Es muy pequeña? Lo está inventando. Está reproduciendo lo que la madre le ha enseñado. ” toma escenarios prestados del mundo adulto” dice Richard Gardner, su creador. Con la pequeña salvedad de que el que ha introducido el mundo adulto a la fuerza, es el abusador. Sea como sea, para él, la madre le “lava el cerebro” dice su autor.

¿En su testimonio la niña /niño dicen cosas que la madre no dijo en su denuncia? –

El concepto de la alienación parental incluye el componente de lavado de cerebro pero es mucho más inclusivo. Incluye no sólo factores conscientes sino subconscientes e inconscientes dentro del padre que contribuyen a la alienación del niño. Además (y esto es extremadamente importante), incluye factores que surgen dentro del niño – independientemente de las contribuciones de los padres – que contribuyen al desarrollo del síndrome.( GArdner, 1985. p.1)

Es decir, que la criatura elabora de su cosecha, no importa su edad, elucubraciones para ayudar a su madre a dañar a su padre. ( !!!)

¿ El/la niñ@ está temeroso? Teme a la madre , que lo ha amenazado si demuestra afecto por el padre.

¿La /El niñ@ está tranquil@? Está abducido y tiene el sindrome. Es frio y cruel dice Gardner. ( que pasa de considerarlos objetos manipulables a frios y calculadores a imagen y semejanza de la que tiene de sus madres)

¿ la criatura rechaza firmemente a su padre? ¿ Se orina encima cuando se le obliga a verle? ¿ grita y patalaea? ¿ no muestra ambivalencia? -Si no tiene ambivalencia que es lo normal con los padres, es que tiene el síndrome de alienación parental. dice su autor. (O que el maltrato ha sido muy salvaje, o que ha sido abusador, dicen las madres. pero nadie las escucha. )

Ya, pero es muy posible que la relación no sea normal. También es posible que su hija o hijo hayan llegado al punto de tenerle terror, porque ciertamente, porque les peguen, un hijo no se muestra así. Todos hemos amado a nuestros padres y madres aunque en otra generaciones, era común arrearle a los hijos. ( y tristemente hoy muchos siguen reproduciendo esas enseñanzas).

¿ Denuncian abusos sexual intrafamiliar? miren al padre, dulce y majo. Eso es cosa de monstruos. (Solo que las cifras dicien que una de cada 5 niñas ha sido abusada y la mayoria de veces en su entorno íntimo. No hay tantos monstruos y si “nobles” hombres de familia )

El constructo es burdo, y claro, incluye falacias logicas. Gardner se autopublicó y se metió como voluntario docente de prácticas en la universidad de Columbia para darse prestigio, y venderse como perito, pero jamás perteneció como docente a dicha universidad.

Posteriomente como el síndrome ha sido rechazado como tal por los organismos de salud y científicos: OMS; APA. Consejo gral del poder judicial en España, y Consejo Gral de Trabajo social ( 2020) , se comienzan a aplicar términos que se usan como sinónimos: alienación parental, interferencias parentales,madre obstaculizadora, preocupación mórbida de la madre….

Era propedofilo. Incluía escritos planteando que la sociedad era timorata cuando veía mal las relaciones sexuales entre niños y adultos, y que a los niños les gustaba y podían, seducir a los adultos. Se autopublicó y difundió todo lo que pudo. Rápidamente los grupos para la defensa de los veteranos , y luego de los acusados en general, que no se caracterizaban por su feminismo, lo apoyaron. Comenzó a ganar juicios. Su tratamiento estaba estipulado: Arrancarle los hijos a la madre y dárselos al padre “alienado”. Impedir todo contacto, y que los profesionales colaboraran en restituir el vínculo paterno como fuese. Amenazas estaban contempladas y puestas como “tratamiento”. A la madre si quería volver a ver a sus hij@s, y a las criaturas, que debían aceptar vivir y mostrarse felices con su padre, si querían volver a a ver a sus madres.

Ser neutral en situaciones de injusticia, es ponerse del lado del opresor (Desmond Tutu, premio nobel de la paz 1984)

Y tu, ¿ de que lado estás?

Referencias

Gardner, Richard A. (1985): Recent Trends in Divorce and CustodyLitigation. En: Academy Forum 29 (2), pág. 1–9. Disponible en línea en http://fact.on.ca/Info/pas/gardnr85.pdf.

gardner, Richard (1998): The parental alienation syndrome: A guide for mental health and legal professionals.: Creative therapeutics.

gardner, Richard (2004): COMMENTARY ON KELLY AND JOHNSTON’S “THE ALIENATED CHILD: A REFORMULATION OF PARENTAL ALIENATION SYNDROME”. DOI: 10.1 177/153124450426871 I. En: Family Court Review (42), 611-621. Disponible en línea en https://onlinelibrary.wiley.com/doi/epdf/10.1111/j.174-1617.2004.tb01327.x.

Gardner, _Richard. A. (ed.) (2006): The international handbook of parental alienation syndrome. Conceptual, clinical and legal considerations. Sprinfield Ill.: Charles C. Thomas (American series in behavioral science and law).

Destacado

Dejennos hacer Trabajo Social

Creo que las y los trabajadores sociales somos científic@s sociales, somos, como hemos dicho algunas veces, los que están en primera linea, los que vemos los cambios sociales, no a partir de estadísticas y planes estructurales, sino a partir de visualizar sus consecuencias en el espacio microsocial. Los que palpamos la realidad diariamente y con la persona y sus circunstancias, los que vemos los cambios sociales inmediatamente…y cómo se van gestando también.

Como puedes ver en otros post como “qué servicios sociales para qué Trabajo social”los servicios sociales siempre hemos sido el hermano pobre de los servicios públicos. Se nos ha equiparado con las personas en situación de pobreza y exclusión, y se nos ha tratado de manera residual.

Para la izquierda de este país, los servicios sociales son la prueba de que los sistemas de protección social no funcionan. Por eso defienden los derechos sociales, pero no los servicios sociales. para ellos son la continuidad de la caridad, lesionan derechos y por tanto han de ser reducidos y ampliados servicios universales de otros sectores. Muchos no entienden nada.

Para la derecha de este país, increiblemente, sí ,tenemos sentido, y se portan mejor con el sistema, pero como coste gravoso insoslayable, como campaña de marketing, para lavar la cara de lo que se hace en el mundo económico por detrás. Con lo cual todo es visto como gasto a ser reducido lo más posible. Como mucho a ser instrumento para la campaña electoral como reservorio de votos entre los mayores. Su única población prioritaria. Muchos no entienden nada.

Los que se llaman del centro, una vez se inclinan a un lado y la mayoria de las veces a la posición de la derecha. Muchos no entienden nada.

Pero no lo preguntan a l@s expert@s en Trabajo Social. A los que se nos considera poco menos que administrativ@s cualificad@s. Se pregunta a sociólogos o politólogos, que ven la sociedad desde el punto de vista macrosocial y no tienen el acercamiento a la sociedad en el espacio micro…al menos normalmente. Siempre hay maravillosas excepciones que conozco. Y luego históricamente, muchos asesores de otras disciplinas, que acuden a nuestros congresos a poner la oreja, que realizan encuestas a las trabajadoras sociales, que escuchan la información y luego se cuelgan las medallas, vendiéndose como eruditos que diseccionan la realidad social. Porque esto también está pasando. Y lo peor es que nos lo venden a nosotras y nos lo compramos admiradas. Y aqui el género también tiene que ver.

y así los servicios sociales son denostados, las trabajadoras sociales son vistas con desprecio o como monjas de la caridad sin hábito,( con lo que pueden generar cierta admiración como “las buenas” , o temidas como juzgadoras e intrusas de la vida personal… y nosotras mismas a veces caemos en esos roles…) los presupuestos son muy limitados y según los que gobiernen, o nos dejan sin presupuesto y los ponen en programas y planes distantes o los adjudican a las grandes ong’s que tienen mejor prensa que nosotr@s.

¿Hasta cuando?

y para esos gestores que no lo saben. Somos las profesionales del acompañamiento social en la vida cotidiana de las personas. La disciplina de síntesis que es la única que integra todos los aspectos, que valora y analiza, la vida social de la persona y su aislamiento, la vida económica y laboral ( como los economistas), la formación y la vocación de la persona( como los pedagogos), La salud y sus problemas y como afectan a la vida diaria ( como l@s médic@s y enfermer@s); los problemas familiares y su incidencia en la persona ( como los psicólogos sistémicos) Las instituciones y sus trabas y recursos posibles( como los gestores) Los derechos de las personas y su defensa ( como los abogad@s), y así un largo etc que no puedo enumerar. La única que tiene una visión holística y además acompaña, valora e interviene en el sufrimiento emocional que tiene causas estructurales.

L@s profesionales del vínculo y la confianza, las que constituyen un punto de apoyo informado, sostenido y sensible, sin juicios; de refuerzo,ante las dificultades de la vida.

Dejennos trabajar. Dejennos hacer Trabajo Social. Porque todas las personas necesitamos a un/a trabajador/a social a nuestro lado. Y recuerden que los recursos, solo son un apoyo material para hacer nuestro trabajo. Pero una necesidad fundamental en tiempos muy duros como los de ahora…pero eso es para otro post.

Feliz fin de semana largo madrileñ@s.

Destacado

Mi homenaje a ellas, las grandes olvidadas de la pandemia social.Las trabajadoras sociales de servicios sociales

Después de unos meses ausente, debido a haber enfermado de covid, haber estado bastante mal y haber pasado una experiencia muy dura, en hospitales abarrotados, descolocados, sin salas preparadas…después de haber ingresado al hospital de las primeras en Marzo de 2020 y haber conocido de primera mano lo que es la pandemia sanitaria, vuelvo hoy a escribir a este mi blog, el vuestro…Aunque aún no se si tendré fuerzas para seguir…ahí estoy debatíendome.

Hoy quiero escribirle a ellas. Las grandes olvidadas de la pandemia. Las trabajadoras sociales de servicios sociales .

Son mujeres ¿ cómo no? en su gran mayoría. Se que tambien hay hombres, y muchos tambien lo sufren, pro hoy mi reconocimiento más especial va por ellas. Perdonenme ustedes. Son mujeres que han permanecido trabajando. En pleno confinamiento, trabajando dobles jornadas, fines de semana y domingos. Intentando avanzar para dar respuesta a las miles de demandas que les llovían de todos lados. A aquellas que sí les importa, que se van a su casa pensando en cómo solucionar determinados casos, que se estresan, se agotan, se enferman…

Aquellas que tienen que dar la cara a los ciudadanos, mientras los políticos hacen llamamientos para que acudan a servicios sociales.

Se que tienen mala prensa. Siempre son las malas. Las mujeres siempre somos las malas. Estemos donde estemos. Siempre somos culpables para nuestra cultura, desde Adan y Eva.

No soy corporativa. No quiero defender por defender o porque me sienta identificada con la profesión. Se que están las que trabajan en esto como podían trabajar en un matadero. Las que adoptan una “postura defensiva ” que decía Belén Navarro y que lo que intentan es defenderse de la extraordinaria e ingente carga de trabajo sobre sus hombros. Las que no están formadas, las que sienten rechazo ante usuarios que se muestran violentos, enfadados, desesperados. Las que elaboran justificaciones propias y ajenas para no sentirse implicadas.

Pero también están las otras. Las que son sensibles, las que se esfuerzan cada día por llegar un poco más y más. Las que se sienten culpables, y repasan en su mente por la noche, casos graves que no pueden quitarse de la cabeza. Las que viven cada error, cada paralización con dolor. Las que cierran la puerta del despacho y lloran de agotamiento y desesperación, cuando nadie las ve. yo las he visto. La cara cambiada, el gesto serio, el agotamiento en sus ojos…las que empatizan y cuentan a sus colegas en el desayuno casos que no saben como abordar. Las que se esfuerzan porque la persona salga del despacho mejor que como entró. Las que dan soporte emocional y sostienen a personas en crisis, las que brindan sonrisa y afecto y acompañan procesos muy duros. Las que empatizan y mantienen el tipo pero luego se desmoronan…

Las que no pueden dormir ante un desahucio.

Las que buscan y rebuscan recursos de donde pueden. Las que se comprometen con la/el Otr@. Las que tienen grupos de colegas donde preguntan las cuestiones más inverosímiles que no saben cómo resolver o que recurso sería el adecuado.

Las que sufren migrañas, dolores abdominales, subidas de tensión, las que llegan a su casa a hacer dobles y triples jornadas laborales, atendiendo a la familia, a las criaturas, la casa..las que se derrumban en el sofá cuando todos están atendidos…

las que nadie ve , ni valora, ni reciben aplausos a la puerta de sus centros.

Los centros están cerrados o es dificil contactar desde fuera. Pero dentro llueven los correos,y las llamadas de teléfono, las derivaciones de hospitales, las derivaciones de otros servicios, las urgencias que hay que atender antes que nada….

¡Señores, estámos en una pandemia social !

las personas creen que son muy pocas las atendidas, quieren ser recordadas sin decir su nombre en el teléfono. Si no son respondidas sus demandas, creen que la trabajadora social es una funcionaria sin escrúpulos.

Los recursos son muy pocos, los requisitos no los ponen ellas, las trabajadoras sociales, y son enormes. Los folletos y las páginas web se adornan con infinidad de recursos y bellos colores y hay constantes llamadas a que acudan a servicios sociales. Con muy pocas trabajadoras sociales que desconocen la cantidad de personas que tienen asignadas. El Consejo General de Trabajo Social y los colegios profesionales clamaban porque fuese 1×3000. Al menos 1 ts por cada 3000 usuari@s. ufff, la realidad dista mucho de ese objetivo. Miles de personas por cada trabajadora social y en este momento histórico, despúes de la pandemia sanitaria que vuelve a recrudecerse, la pandemia social azotando con dureza sus servicios.

¿ Donde están los aplausos, el reconocimiento de su labor por toda la sociedad? ¿las noticias en los periódicos, la gratificación del esfuerzo y el trabajo bien hecho?

Las grandes ONG’s como Cáritas y Cruz Roja recibiendo muchos más recursos que los servicios sociales públicos de todo el Estado, y con mayor reconocimiento social. Con acceso más inmediato y menor burocracia. Mientras los servicios sociales públicos se hiperburocratizan y las cabezas pensantes que diseñan los protocolos, más preocupadas de que nadie se aproveche indebidamente, que de facilitar el acceso a los recursos necesarios para sobrevivir. Personas pasando hambre, desesperadas, sin poder pagar alquileres o hipotecas, sin nadie a quien visualizar para reclamar. Salvo a la trabajadora social.

O reciben reclamaciones como si la posiblidad de atención rápida dependiera de ellas, como si tuvieran los recursos y el tiempo , pero no quisieran trabajar.

Mujeres sobrecargadas, intentando a duras penas dar la cara, sostener, apoyar, entender…haciendo lo posible mientras se suceden las trabas.

Hiperexigidas, desde dentro y desde fuera. Algunas no lo aguantan y se van. Y desde todos los estamentos del Estado, desde todas las administraciones, cuando alguien no sabe que hacer, siempre tiene una respuesta “vaya usted a servicios sociales”.

Las ONg´s tienen sus requisitos de acceso, diseñan sus perfiles para trabajar cómodamente con las personas con los menores conflictos posibles. Pide cada una su informe de derivación tipo a la trabajadora social de servicios sociales y usan su poder,el poder del recurso, para exigir. Y cuando alguien no encaja, la respuesta es ” no cumple nuestro perfil. atiéndalos usted en servicios sociales.”

Los servicios sociales, por tanto, deberían tener la mayor cantidad de recursos, caja chica y ayudas de emergencia instantáneas, alojamientos y viviendas…ayuda en especie y en dinero….pero no. Los recursos son pocos, solo pueden tramitar en laaargos procesos, y deben llenar páginas y páginas web de datos alimentando al mostruo, para conseguir muy poquito.

y mientras las ciudadan@s no reclaman a los políticos que son los que ponen el presupuesto y los recursos y los que tienen a los asesores para montar los decretos de aplicación. No. reclaman a las trabajadoras sociales, como si fueran ellas las que tienen el saco de recursos detrás.

Hoy quiero brindar por todas esas heroinas, que deberían estar muy cuidadas, por la institución.

Hoy vaya mi homenaje por mis colegas, las trabajadoras sociales comprometidas de servicios sociales. Las que lo están pasando mal, muy mal en plena pandemia social.

Mi reconocimiento y aplauso.

Destacado

Una conversación extraordinaria

Tiene nombre de rey, pero es un hombre triste. Es la segunda entrevista que tengo. La primera fue rara. No quería entrar. Soy nueva en ese distrito y me han pasado los casos de la compañera de al lado, que prefirió un cambio de zona.

Ella es divertida y habla alto. Muy simpática y muy graciosa. Con frecuencia me hace sonreír. Él, parece que se había encariñado con ella, con el trascurso del tiempo. Estaba allí, sentado delante de mi puerta, y su cara expresaba el desagrado. Finalmente, (lo vi,) se forzó a sí mismo a entrar. Me hubiera gustado escuchar sus pensamientos…

Hola ¿cómo estás? No había sido un buen día, pero forcé al máximo la sonrisa en el intento de acogerle lo mejor posible. Se turbó al instante. Atinó a decir un “bien” bajito y no muy seguro.

No habló mucho más en esa entrevista. Percibe renta mínima y sobrevive como puede, concluí. Es gitano porque lo dice en el informe, yo no lo reconocí. Me miró con sus ojos tristes. Leo de refilón que tiene depresión, vive solo y está medicado.

Intenté conectar sin éxito. Le informé de algo que venía a consultar y poco más. Respeté sus tiempos. Insistía en que porqué le habían cambiado de trabajadora social. Hable un rato y el seguía en silencio, observándome triste.

Luego se levantó, si no hubiera sido por su cara, diría que, de un salto, pero no tenía esa energía…o quizá sí. Se levantó y fue hacia la puerta del despacho…ya bajaba la cabeza sobre el ordenador cuando de repente se vuelve, levanto y lo miro.

Sabe qué? No quería entrar. Quería seguir con Begoña. Pero me cae bien. Si, me cae bien.

-sonreí. Era un gran avance. Él no sonreía, pero podía sentir su sonrisa interior. Incliné mi cabeza honrada, y le dije: gracias.

-nooo (alargaba un poco los finales, no me parecía como gitano, si como andaluz…) noooo gracias a usted.

Pide cita conmigo por favor, al bajar. En ventanilla.

siiii, ¿para cuaaando señora?

– ¿Para cuando haya, quieres?

siiii

Se fue. No volví a saber nada de él hasta 2 meses después. Esta vez se levantó directamente y entró. Parecía más relajado.

Charlamos un poco. Me dijo que estaba hace tres semanas muy mal. Vivía en una casa cedida por un familiar, y este familiar se la estaba pidiendo. La ansiedad le había puesto muy mal. Entonces me contó que llevaba tiempo encerrado, que apenas salía. Yo estaba con mi nueva alumna de prácticas, jovencita, maquillada y rubia, con el pelo liso perfecto sobre los hombros y los labios con carmín. Le pedí permiso para que estuviera delante en la entrevista, antes de comenzar, como hago con todas las personas.

Claaaroooo. – la miraba, el tenia 47 años. Muy delgado, desaseado, y esa cara triste de aquel que ha sufrido penalidades no pocos años de su vida….

De repente dijo:

A mí me gustaría ser como ella-señalaba a mi alumna- taaan perfeeecta. En cambio, a mí, la gente me huye.( su tono era triste, sin esperanza)  Mire, el otro día tuve que ir al banco porque tenía rota la cartilla. Cuando entré había mucha gente delante. En un minuto, al verme, todos se apartaron. ¿por qué? ¿Pensaron que les iba a robar? …

Seguro que ella tiene mucha gente interesada en ella… Por mi nadie se interesa…yo paso por la calle y la gente cambia la mirada, como para no mirarme a los ojos….

Me estaba sintiendo en su piel, muy mal. Así que le interrumpí, y le dije:

Sin embargo, a mí sí me interesas… (me mira incrédulo) cuéntame (miro de reojo el exte buscando algo por lo que le pueda preguntar. Veo una referencia a su padre. …) ¿y si finalmente tienes que irte, podrías ir con tu padre?”

– ¿MI padre, señora? (Baja la cabeza entre sus manos. No parece que haya acertado) mi padre…solo voy a contarle una anécdota. Una vez, me llegué a la casa de mi padre. No había comido casi nada en dos semanas. Había un tomate allí. Me lo iba a comer cuando mi padre me miró duramente y me dijo: “ni se te ocurra! ¡Ese tomate es mío!” y no me lo comí señora. No me lo comí. Todavía recuerdo el hambre rugiéndome en las tripas…ese es mi padre. Mejor no le cuento nada más… (Bajo su cabeza y la agarro con sus manos, ente sus piernas. Era la imagen de la desesperación…)  

Sentí el dolor, ese de la miseria y el llanto de ese niño contenido. Ese de la frustración y la rabia y la culpa y la pobreza azotándome en la cara…es horrible conectar con esos sentimientos, el hambre, la desprotección, la soledad, el miedo, la soledad de nuevo……sentí ganas de abrazarlo, de consolarlo, de decirle que otra vida es posible, que no todo está perdido…pero no sabía cómo hacerlo sin hacerlo literalmente. Tiré de la narrativa, busqué desesperadamente en mi mente una pregunta que le permitiera reconectar con sus sueños, sus esperanzas…salir de ese dolor de padre…de ese dolor de vida….

  • Y cuéntame. Tienes 47 años, ¿qué te ha permitido llegar hasta aquí hoy? ¿Superar tantas cosas…porque creo que has superado muchas cosas verdad cariño?
  • No lo sabe usted bien. (las palabras se me clavaban como si tuvieran fuego)¿Yo una vez no pude más sabe? Intenté suicidarme…si lo intenté. Porque nadie me quiere y no le importo a nadie…pero no pude, no se muy bien porque…será porque me gusta el bien hacer. Eso no estaba bien, y le hubiera dolido a mi familia. A mis hijas. A mis nietos
  • tienes nietos?
  • Si……mis hijas…bueno no están muy bien. Están pasando mucho…y mi mujer. Bueno es mi exmujer, pero yo solo la he tenido a ella, por eso digo mi mujer…yo me entiendo.
  • -Estas divorciado?
  • Si…ella no quiso. En fin, para que le voy a contar. He pasado mucho….

Así que te gusta el bien hacer, curioso.

si señoraaaa, las cosas hay que hacerlas bien…eso no estuvo bien y prometí que nunca más lo haría…

-¿ve este abrigo? Me lo he comprado en Humana. 16 euros. Es que tenía mucho frio…

-Ahora estás bien?

-Si ahora si…es calentito. Tengo otro de plástico. Voy a ver si encuentro a quien dárselo, o lo dejo arriba de una basura, así con cuidado, para que alguien que lo necesite lo pueda coger.

– ¿Te das cuenta? No tienes casi nada, y estas pensado en ayudar a otro. Eso me habla de cómo eres como ser humano, de tus valores…

-Claro eso cualquiera lo haría….

Sabes cuanta gente con mucho dinero nunca piensa en los demás? La mayoría, la mayoría de los que tienen mucho dinero. Eso habla de ti como persona. Es cierto, que te gusta el bien hacer.

Si….

-¿Qué otras cosas te ayudaron? ¿Algo que te permitió apoyarte para seguir adelante?

-Dios. Yo creo mucho en Dios. Hay gente que no cree…pero Dios nos deja señales…

-Milagros verdad? Hace milagros muchas veces. Yo lo veo aquí cada día…

-si… (sus ojos comienzan a sonreír, su boca no) hace milagros y nos deja pistas por muchos lados…si señor….

-¿Hay algo, además de Dios, que te gustara, en lo que te hayas apoyado?

-Bueno, a mi me gusta pintar… (un rayo de esperanza como trabajadora Social me ilumina. ¡Al fin algo de lo que tirar!)

-en serio? Pintar …pintar que…

-Cuadros. Yo antes pintaba cuadros…y los vendía…

-en serio? ¡Pero eres un artista! ¿Me haces un cuadro para mí?

  • (por primera vez levanta la vista y sonríe, toda su cara sonreía, sus ojos y su boca, su mirada extrañamente dulce…)
  • Claro que sí. ¿Qué pintor le gusta? ( emocionado)
  • (Sorprendida le digo): ¿que qué pintor me gusta? Hombre no, a mí me gusta uno muy difícil….
  • Dígame, por favor…Algún día me iban a matar…yo copiaba cuadros de Dalí, de Degas, de Monet, Cézanne, Gaugin…
  • (flipaba. Comenzó a hablar de pintores y su cultura era increíble. Nunca lo hubiera imaginado en una persona  semianalfabeta que no tenía los estudios básicos terminados).
  •  Bueno a mi me gusta Velázquez, pero es muy difícil claro…
  • ¿Velázquez? Ay señorita, Velázquez no. Un día quise hacer el Cristo y solo llegué a la madera.
  • Bueno, no te preocupes, el que quieras….
  • A mí me gustan los impresionistas. (Mis ojos se salían de las órbitas)
  • De acuerdo…Cézanne?
  • Si, para mi Cezanne es el pintor de pintores, .tengo cuadros míos en Australia, en México…
  • ¿Cómo?
  • -si conozco al comisario de la última exposición de Nueva York….

(no cabía en mí de mi asombro)

Madre mía, muchas gracias. Sabes ahora que hablas de lo que te gusta, es la primera vez que te veo sonreír. Sonreímos los dos.Oh, se me acaba el tiempo, pero, oye muchas gracias. ¿He disfrutado mucho de la conversación…vendrás pronto a verme?

  • ¿Vale, pero no espere el cuadro tan rápido eh?
  • NO no, cuando quieras.
  • La conversación tomó derroteros más prosaicos. Le pedí datos del familiar que lo echaba, para hablar con él.
  • Cuando se levantó para irse, me dijo, sabe, me voy un poco mejor de lo que llegué.
  • Muchas gracias Arturo. Esa es la idea
  • NO, gracias a usted.

Su mirada era dulce, delicada y tierna. Era como un cervatillo herido levantándose sobre su pata rota a duras penas y reclamando atención. Una mirada, un cariño, un acercamiento. Me conmovió.

Pensé en la soledad. En esa soledad no buscada, que hace daño. En cómo se habla de la soledad de los mayores, pero no la de los adolescentes, la de los jóvenes, la de los adultos. Creo que todas esas están mucho más ocultas, invisibles pero lacerantes, inclusive menos justificadas socialmente. Más tabú. Y la importancia de tener el tiempo adecuado para conectar. Estuve en esa entrevista una hora. La persona que venía detrás lo entendió. Esto es como el médico, me dijo. Unos tardan más y otros menos. ¿ no es así?

Pensé en todos los que diseñan estos planes de atención. En su desconocimiento del mayor valor que puede tener el Trabajo Social, la creación del vínculo, que es la mejor herramienta preventiva, no solo el número de atenciones, sino poder conectar con una persona en lo que tiene de inigualable, de única, de especial. Eso es el Trabajo Social para mí.  

Destacado

Sofía. Prácticas profesionales en relación con el sistema de salud.

Creo que estamos sumidos en sistemas donde prima la evaluación cuantitativa, los modelos tecnocráticos- por cierto casi siempre con un referente masculino detrás- que  se ve que por alguna razón se sienten impulsados  a introducir lo último en nuevas tecnologías en las prácticas del Trabajo Social, en un intento quizá de despegarse de los atributos “femeninos” relacionados con la profesión: La asistencia, el cuidado, y la vocación de servicio, la intuición alumbrada por la experiencia, el vínculo relacional…y catalogándo ese modelo de prácticas poco profesionales; introducir análisis técnicos, la  estadística como nueva religión, la distancia óptima, la “objetividad” , la apolítica , los tiempos medidos y cada vez más estrechos hasta tal punto que toda suerte de construcción del vínculo es destruida, y por supuesto la sobredimensionada burocracia, para que todo esté medido y comprobado. Perpetuando esos debates eternos de la profesión, entre el Trabajo social como arte y el trabajo social como científico-técnico.

Burocracia ya criticada por Mery Richmond en 1917, tal y como subraya Mario Gaviria en el prólogo a la edición en 1995 del caso social individual y el diagnostico social : “Mery Richmond aborrece el burocratismo, entonces llamado oficialismo…se adelanta 40 años a Foucault al denunciar la perversidad de las grandes Instituciones… “(Richmond, 1995, p. 15)

Sofia entró en mi despacho junto a su marido. No era muy grande, pero se la veía empequeñecida. Apenas hablaba, y su marido tampoco. Me dice que se ha llevado a su madre a vivir con ella. Coloca una gran carpeta llena de papeles que me llama a ocuparme solo de ellos, pero me resisto. Apenas ojeo el informe médico de la madre:más de 90 años y cuando veo el diagnóstico me aparece: “demencia”. (Ellos no lo habían mencionado, tan sobrepasados estaban…)

“Ella vivía con mi hermana, me dice, pero mi hermana está muy mal, está ingresada”. La hermana, de mediana edad, tiene una enfermedad de las mitocondrias cuyo nombre técnico no podría recordar. La invito a que me vaya contando. La entrevista no es fácil, tengo que sacar las palabras “con sacacorchos” …luego lo entendí. Estaban aplastados por el peso de los acontecimientos y las “presiones” a que estaban siendo sometidos.

Resumiendo, mucho la dura entrevista, su hermana estaba conectada a varias máquinas, para meterle oxígeno, para aspirar sus flemas, para medir el oxígeno en sangre, sonda para comer, incontinente total, vida cama sillón, 7 meses hospitalizada. Al menos dependía de 5 máquinas para vivir. Con enfermedades graves anteriores que dejaban secuelas importantes, en el hospital se les había caído y tenido que dar puntos en la cabeza, y también la habían mandado a un hospital de larga estancia y se olvidaron de mandarla con máquinas. En el hospital de llegada, no había las máquinas necesarias y tuvieron que mandarla de vuelta al primer hospital. Llegó con 38% de saturación. Muy poco oxígeno en sangre a pesar de que la ambulancia volase. Ya no podía hablar, no podía comer, ni andar, ni era autónoma para la vida diaria, comía por sonda y no controlaba esfínteres.  Sin embargo, su cabeza estaba bien, era consciente de todo y por ello el sufrimiento era muy grande.

Descubro después, repreguntando, que su padre tenía demencia también y que falleció por sobrecarga del cuidador, cuidando de su hija y su esposa. De infarto.Vivían los 3 juntos.

Me pregunto entonces, por toda esa gente a la que atiendo, que pagan sus impuestos para tener un estado protector cuando lo necesiten. En cómo el Estado devuelve la responsabilidad a las familias, y en tantos y tantos fallecimientos de los cuidadores sobrepasados por un cuidado que no puede realizarse en casa. Está semana he tenido 2 casos de fallecimientos repentinos de los cuidadores, que habían venido a decir no puedo más, por favor una residencia. Y terminaban con un ictus o un infarto, directamente relacionado con su ansiedad y sobrecarga (me dice mi intuición y experiencia. Haría falta una investigación que lo demostrase). Pero son contabilizadas como muertes naturales. Ningún médico analiza lo que había detrás, ni cómo todos los sistemas dejamos sobre sus hombros la gran cantidad de esfuerzo y cuidados, que no cubre el desfinanciado sistema de atención a la dependencia.

Analizar y contextualizar los problemas es fundamental para entender la real magnitud de lo que soportan nuestras familias, y la responsabilidad institucional y de los sistemas de protección en ello.

Miro el reloj, ya ha pasado 20 minutos y apenas se porque venían. No he registrado la entrevista, me he preocupado de mirar a los ojos, de escuchar de hacer preguntas sin que parezca un interrogatorio…de entender.

Aún no entendía la situación anímica de la mujer. Empequeñecida, casi diminuta en la silla, su marido girado, mirando a la pared, como queriendo escapar. ¿qué ocurría? De repente lo entendí:

– ¿cuánto lleva tu hermana hospitalizada?  

-7 meses….

-7 meses!

-Si….

¿Y que dicen los médicos?

– “Los médicos, la enfermera, y la trabajadora social me dicen que tengo que aprender a usar las máquinas porque el lunes la mandan a casa. Yo me muero. Soy incapaz de cuidar a mi hermana así. Ya no puedo con mi madre. Estoy operada de la columna y no puedo hacer esfuerzos y mi marido está recién operado hace 8 días de hernias en el estómago. “

Me escandaliza la situación. Conozco el discurso:

“Un hospital no está para temas sociales, está para procesos agudos, y no crónicos…”.Pero esa mujer está muy grave y cada día se deteriora más, y no está su hermana, con 65 años y mal de la columna, y sobrepasada por el cuidado de una madre con demencia que , me explica, hay que encerrarla porque se va de noche a la calle, que y no conoce a nadie, que se enfada porque quiere irse a su casa, y que hay que sedarla por las noches, no está su hermana para cuidar a otra persona más y más en su estado. Necesita un hospital o una residencia.

Pero el hospital no se ha puesto en contacto con nosotros, los servicios sociales, para tejer una red de protección que permita a la familia respirar y ejercer su función de contención emocional de ambas mujeres. El hospital presiona cada día a este matrimonio mayor para que se haga cargo de la hermana en ese estado. “me dicen no no, usted se la tiene que llevar, es su responsabilidad”

Me pregunto donde está la responsabilidad de todos esos profesionales que actúan sin pensar ni conocer bien la situación, o conociéndola, lo que sería peor.

Mi trabajo, como trabajadora social, es luchar por la justicia social y la protección de las personas que no pueden valerse por si mismas. No es reproducir la desigualdad, haciendo coalición con otros profesionales, para depositar la responsabilidad en los hombros de personas vulnerables y vulneradas en sus derechos. Mi alianza primera, es con la persona, grupo o comunidad, que acude a solicitar apoyo de los servicios sociales.

Que sea su hermana no quiere decir que sea su responsabilidad. Si no está en condiciones de asumir su cuidado, si corre riesgo su salud y/o vida, no está en condiciones de ello.

Me escandalizo y se lo digo, porque entiendo que tenemos una función importante también en el nivel del discurso y lo que decimos, de forma que ofrecemos resistencia al sistema neoliberal que deja todo en manos de las familias, o reproducimos la desigualdad en aquellos más vulnerables, siendo funcionales al sistema.

Refuerzo sus derechos, y la necesidad de prestarse cuidados mutuamente el matrimonio. Me cuentan que han comprado un mueble para poner las maquinas de su hermana que al menos son 5. Que han comprado, también a instancias del hospital, un aparato para medir la saturación en sangre del oxígeno. Que le han tenido que hacer traqueotomía a su hermana y le dicen que en futuros ingresos hospitalarios trataran de cerrar eso, pero por el momento no se puede cerrar. Que ella está tan mal de los nervios con la perspectiva de cuidar a madre y hermana, que está tomando orfidal recetado por el médico.

Pienso en esas recetas de ansiolíticos recetadas en atención primaria, por depositar el sistema en manos de las familias una responsabilidad que les excede, sin cuestionamientos médicos hacia arriba que lleguen a la ciudadanía. Ni siquiera en la consulta. Y no estoy dispuesta a hacer lo mismo y tramitar una ayuda a domicilio, siendo cómplice de todo ese sufrimiento depositado en las familias, que al final está depositado y asumido por las mujeres de las familias, solo para facilitar el “menor gasto posible “de recursos cada vez más mermados en los presupuestos.

Pienso si haría la misma presión el hospital si fuera un hermano y no una hermana, Y también, pienso que, si fuera así, si ese “hermano” reaccionaría como ella, asumiendo todo lo que le echan encima y medicándose para sobrellevarlo, con ataques de ansiedad.

Y en todo ese silencio de los profesionales alrededor de cada caso.

Miro el reloj. Ha pasado media hora, y apenas he llegado a conocer la situación familiar y la problemática que traen. Miro los papeles y mi ordenador en blanco. Maldigo a los que decidieron reducir las entrevistas de los servicios sociales de 40 minutos que ya eran pocos a 30, con 40 pantallas que rellenar aún. Me traen la documentación presentada de dependencia. Miró rápidamente el informe médico de la madre y e la hermana. El de la hermana está bien, tiene todo 3. Pero el de la madre con Alzheimer, tiene unos y doses y algún tres. Si conoces el informe de dependencia de la Comunidad de Madrid sabes de lo que hablo.

Me pregunto porqué los médicos y enfermeras aún no saben rellenar el informe, y porque no leen que pone arriba “marcar 3 si existe ausencia de la capacidad de comprensión”. Y sin embargo siguen valorando solo físicamente a las pacientes.

Y me pregunto porque las compañeras no trabajan en cómo rellenar adecuadamente esos informes y su importancia con los médicos y enfermeras. Y luego pienso en el sistema estamental de salud y se que no lo hacen para que no se sientan ofendidos, porque los médicos son como los dioses en el sistema de salud y los TS sus acólitos. Pero quizá, podríamos colocarnos mentalmente a la par, y enseñar algunas cosas, como la parte social de la enfermedad, esa gran desconocida para el modelo médico hegemónico.

50 minutos, vuelvo a maldecir a los creadores del nuevo plan de atención social.

Refuerzo sus derechos y les pido que hablen en el hospital y luego recuerdo la poca escucha que tienen las familias en el hospital.

Así que hago un informe de derivación, describo la problemática de ambos, mayores de 65, y delicados de salud, y solicito hospital de larga estancia y aporto mi valoración, que no están en condiciones de poder cuidarla. Hago dos informes, uno para la dra. Que la lleva y otro para la trabajadora social.

Recuerdo entonces las palabras de un usuario que en su momento me hicieron sentir incómoda :”¿para que están las trabajadoras sociales del hospital si a mí no me ayudan? ¿para ayudar al médico? Solo me dicen que me lleve a mi familiar, y yo no puedo llevármelo conmigo. No les importa y me dicen que es mi obligación y que me lo lleve. …”.

———————————————————–

A ellos los cito de nuevo para continuar la intervención.

Antes de irse, les pido permiso para escribir sobre ellos sin datos personales y me lo dan. Le mandaré todos los comentarios que despierte este escrito y que ayuden a la familia. ¿me ayudas comentando? Trabajamos lo social, y las opiniones de la comunidad son fundamentales para las personas, somos gregarios. Así que lo que te despierte este escrito será muy importante para trasladárselo a ellos. Será terapéutico.

Vuelvo a mirar el ordenador en blanco. No puedo transcribir la entrevista ahora. Hoy no podré salir a desayunar. Tengo dos personas en la sala de espera . Pienso en que si lo ve cualquiera pensará: El caso es grave, pero Karina no ha hecho nada. ( algún antecedente tengo de ello…)

 Sonrío para mis adentros. Hay prioridades. Ellos salen erguidos y hablando, como si se hubiesen sacado un peso de encima. Incluso me ha parecido verla sonreír….

Esto no acabará aquí. Es solo el primer paso. Pero al menos hemos puesto una miguita para contribuir a colocar lo justo en su lugar. Hemos reformulado el problema poniendo la responsabilidad institucional en su lugar, hemos disminuido su culpabilidad y al menos han escuchado otro relato, que habla de los derechos de las pesonas, del buen cuidado, y de la responsabilidad de las instituciones, que también la tienen que tener.


Edito el post, hoy 30 de agosto. La familia ha vuelto. Parecen más aliviados, pero no muy contentos. Pregunto y me dicen que mi informe de derivación surtió efecto. Han dejado de presionarles con que se lleven a su hermana a casa, y le han dicho a la cuidadora que tienen en el hospital con su hermana que la derivarán a otro hospital. Me pregunto porque no están más felices y es porque los problemas de conducta de la madre con alzheimer les han vuelto locos, se desliza al piso sentada, se atraganta etc. Tendremos que trabajar eso. Me da pena que no se den cuenta de lo que se ha conseguido y puedan celebrar. Me dicen que tampoco se lo creen del todo.

En fin, una de las cosas que me gusta es poder celebrar los éxitos con las personas que me consultan. Que pena no tener ese momento con ellos, hay demasiados problemas que los agobian. Al menos comparto por aqui.

Un abrazo.


Karina Fernández- D’Andrea

Destacado

Ejemplo de cómo la demanda es una cosa, y el problema social de fondo otro. Explorar para realizar un buen diagnóstico.

Construir el objeto de intervención junto con la persona, problematizar lo que es invisibilizado pero está detrás de los problemas de toda la familia, determinar el objeto de intervención conjuntamente y aportar recursos que alivien la carga psicológica y física de la persona, son parte de la metodología del trabajo social….

Hoy atiendo a una mujer que viene a pedir apoyos domiciliarios para su madre mayor. Ella es agradable y habla en voz baja y suave. Me dice que tiene que estar viajando desde un pueblo de la comunidad de Madrid para atender a su madre aquí en Madrid. Que ella ahora puede porque está en paro. La han echado después de 28 años trabajando en una multinacional. Tiene 55 años.

-“y eso, le pregunto, ¿la causa?” ( a veces es la sobrecarga de cuidados, la que afecta a las mujeres en sus empleos)

– “No es porque trabajara mal”, me dice azorada, “es porque para las multinacionales somos un número”. Hicieron una reestructuración y tocó mi área” ( baja la cabeza)

“Así es”, le digo, (hay que poner la responsabilidad en donde está, y trabajar para que la culpabilidad no limite aun mas a las personas, cuando obedecen a las leyes del mercado.Somos una voz autorizada y nuestros comentarios influyen a las personas en su autovaloración, o al menos pueden hacerlo.)

Volvemos a hablar de su madre y su pedido de apoyos domiciliarios:

“Es que es muy dependiente…hay que hacerle todo…bañarla, darle de comer, ayudarla a sentarse…”

¿ que le ocurre? Pregunto, explorando los motivos médicos de su dependencia. La respuesta me deja confundida:

-“¿ Que qué  le ocurre? (Repite)..no sé…de todo…en realidad siempre ha tenido muchas cosas…”

-“¿Pero que diagnósticos tiene?” Insisto pensando que no me entiende.

-“ufff no se de todo.. mira, la doctora te manda el informe…”( me da un informe en sobre cerrado. Lo abro pensando que la enfermedad es grave y de ahí el tabú para mencionarla. ¿Será cáncer?

Veo multitud de diagnósticos, entre los más importantes un ictus con afectación motora, pero no veo nada que pudiera implicar el silencio de su hija. Lo que me parece aún más raro. Así que detengo la entrevista y la tramitación y le pido que me explique a que se refería y que fue aquello que no le dejé terminar.

-“¿Pero ella puede moverse? “

-” Ufff aunque pueda no lo hace..”

-“¿tiene depresión?”

– “si.….está medicada…hace tiempo….”

“¿Hace cuanto que la ayudas? “

-“¿Yo?” ( su cara demuestra su perplejidad) desde siempre…

( Empiezo a pensar que tiene algún problema cognitivo…)

-“Es que se llevaba mal con mi padre…siempre se han llevado mal…..y al final yo me tenía que hacer cargo de cuidarla porque era muy dependiente”….

( Acabáramos! ¿Me estára hablando de violencia de género? ) Le repregunto:

-“¿Mal cómo? Como de discutir o de violencia de género? “

– Me mira escéptica,”….bueno eso antes no existía….y las mujeres aguantaban…hemos estado con policía…con denuncias….”

– (Repregunto) “entonces quieres decir que tu madre sufrió violencia de género?”

– (le cuesta mucho asentir). Silencio. Está incomoda con la pregunta

– “¿Era violencia de género?” (repregunto sin alterarme)

– “bueno….se podría decir…..”

-“Un momento”, le digo, “entonces no es que tu madre fuese dependiente, o tuviese depresión, son las secuelas del maltrato recibido. Tu madre no es dependiente, tu madre ha sido una víctima de violencia de género”.

No parece gustarle mucho que se lo repita. Pero creo que es importante:

-“Mira, si yo me quedo con lo primero que me has dicho, pienso que tu madre es un ser débil y dependiente, que podría hacerse las cosas pero no hace nada. Creo que es importante que llamemos a las cosas por su nombre. Es una especie de… justicia histórica. Además seguramente a tí y a tus hermanos os haya afectado también haber sido testigos de esa violencia.”  

-“bueno mi hermana se desespera..ella no está muy bien…le dan crisis….también ella cuido de los dos hasta que él fallecio hace 4 años de cáncer.”  

-“¿Me estás diciendo que no se separaron? ¿ cuántos años aguantó tu madre el maltrato?”

Hacemos el cálculo y llegamos a la conclusión que fueron 52 años.

“¿Y el resto de tus hermanos?¿ cómo está?

-“uno tiene problemas de salud mental…esquizofrenia creo, el otro una enfermedad autoinmune, y sordera, y la mayor, mi hermana se siente desbordada y ahora está teniendo pequeños contratos de 3 o 4 meses que encadena con el paro…no puede ocuparse de ella. Yo soy la mayor, me he ocupado de cuidar de mi abuela y ahora de ella, pero vivo muy lejos ( es hora y media) y tengo que dejar mi casa…y tengo muchos problemas…”.

-“¿que te ocurre, le pregunto?”

-al principio no quiere contarme y empieza a llorar ( menos mal que justo hoy compré pañuelitos de papel para mis usuarias/os.- Pienso)

-“Estoy mal con mi marido…mis hijos…tengo dos y son grandes…mi marido vino de viaje y trajo chinches. Mis hijos no se preocupan y yo me voy por la mañana y vuelvo por la noche…les digo que se ocupen, pasó la vaporeta cada día, pero ellos pasan…”   

Le informo de que puede pedir desinsectación via su ayuntamiento.

-“Y que querías solicitar?”

-“¿YO? No lo se….no lo se……algo….yo no puedo más….

Hablamos de las secuelas que deja el maltrato en toda la familia. Como es incapacitante vivir tantos años al lado de un maltratador y que le pasa a ella con los sentimientos hacia su madre. La sobrecarga del cuidador puede traer consigo rabia hacia la persona cuidada, y si la causa no está muy clara, cierta actitud de desprecio puede colaborar en perpetuar el maltrato. Pero lo más urgente es proporcionarle ayuda a domicilio que le permita a ella descansar de su rol de cuidadora constante, de hija parentalizada.  Le informo de las secuelas del maltrato, tramitamos dependencia para su madre y ayuda a domicilio y centro de día, para que tenga relaciones sociales y no permanezca aislada en el domicilio. Y doy nueva cita para seguir trabajando acerca de sus percepciones hacia su madre. La media hora de la cita fue una hora y pico, porque falto la cita posterior. (Odio a quienes diseñan el plan de atención y piensan que nuestra tarea es rellenar solicitudes y páginas del ordenador adelante y atrás , y que nos sobra el tiempo. Si tuviera más tiempo, la calidad de la intervención sería muchísimo mejor). Y Pienso en todas aquellas personas en las que no puedo realizar diagnósticos bien hechos, porque el tiempo me come, desperdiciando recursos y realizando solo tramitaciones.

Pienso tambien cómo la Comunidad de Madrid considera que si hay hijos, ellos pueden ocuparse ( no importa cómo estén los hijos o lo que hayan vivido), en que no se están dando altas de ayuda a domicilio desde mayo, salvo las excepcionales, y no se considera excepcional si hay hijos. En cómo éstos pagan sus impuestos y el Estado les devuelve la responsabilidad…en fin…

Construir el objeto de intervención junto con la persona, problematizar lo que es invisibilizado pero está detrás de los problemas de toda la familia, determinar el objeto de intervención conjuntamente y aportar recursos que alivien la carga psicológica y física de la persona, son parte de la metodología del trabajo social e imprescindibles para poder llevar a cabo posteriormente un plan de intervención familiar que colabore con la justicia social, alivie la sobrecarga en las personas cuidadoras, especialmente mujeres y ponga el foco en lo importante. Los servicios sociales son necesarios socialmente y el poder hacer nuestro trabajo, Trabajo social, también.

Reunión de la blogotsfera en torno a los retos actuales generados por el Covid19 al Trabajo social

El 9 de mayo, diferentes bloggers de Trabajo Social que componen la BlogoTSfera nos reunimos para analizar las consecuencias sociales de la pandemia generada por el coronavirus Covid19, y para abrir líneas de debate sobre el papel del Trabajo Social durante la pandemia, las consecuencias de esta crisis atómica en la ciudadanía y las respuestas orquestadas por los poderes públicos para hacerle frente. 

La BlogoTSfera es una red de Trabajo Social Digital pionera en España, generadora de conocimiento y experiencia, y relatos vivenciales relacionados con la disciplina de trabajo social. Este espacio colaborativo está en construcción permanente, a partir de la contribución desinteresada de diferentes profesionales y académicos del Trabajo Social que forman parte de ella. Se mueve, por tanto, desde el propósito de visibilizar la labor del Trabajo Social a través de diversas narrativas y voces en tiempos de cambio. A la vez que potenciando y animando el uso de nuevas tecnologías desde el Trabajo Social.

La BlogoTSfera está ubicada en la web del Consejo General del Trabajo Social; de esta manera, la organización colegial contribuye a la visibilización de la actividad de los blogs que integran este espacio virtual

La práctica del Trabajo Social se ha visto obligada a transformar sus modelos de intervención durante esta crisis provocada por el coronavirus, dado que en muchos casos se ha impuesto el teletrabajo para adaptarse a una realidad impuesta por el distanciamiento físico, y por la restricción de libertades individuales en pos del bien común: reducir la ola de contagios y el colapso del Sistema. 

Esta situación de alarma y emergencia social ha instado a las personas con responsabilidades políticas a declarar como esencial la actividad desarrollada por el Trabajo Social, junto con la actividad de las y los profesionales sanitarios, lo que supone sin duda el reconocimiento a la perentoria necesidad de buscar alternativas y soluciones al malestar social vivido por la ciudadania. 

La BlogoTSfera se hace eco de la necesidad de estar en los debates sociales, económicos y políticos, pero sobre todo de las graves y acuciantes necesidades que están emergiendo con más fuerza y a toda velocidad. De hecho, si algo ha desnudado esta pandemia, es la exigencia moral de proteger las carencias sociales sin dejar a ninguna persona en el camino. 

Esta crisis es una brusca caída del caballo, y surge en un contexto en el que los servicios públicos aún no han recuperado el pulso anterior a la crisis económica del año 2008; por tanto, viven en una reivindicación permanente por extender el brazo del bienestar hacia todas las personas, ya que las cifras de pobreza y desigualdad no sólo han crecido desde 2008, sino que ahora se está produciendo una explosión de necesidades sociales de todo tipo.

En este sentido, las personas que ejercen en servicios sociales no quisieran que la profesión sea vista únicamente como proveedora de recursos, por otra parte muy  necesarios en la emergencia, sino que quisieran que la consideración de servicio esencial constituya una oportunidad para dar a conocer la profesión en todas sus manifestaciones y posibilidades: prestar apoyos de todo tipo a la población,  diagnosticar problemas sociales emergentes y diseñar y proponer planes y proyectos para su disminución. 

Esta crisis sanitaria ha puesto de manifiesto las costuras del Sistema, y ahora más que nunca hemos visto que lo sanitario y lo social son los bastiones de una sociedad civilizada y que verdaderamente se preocupa por la calidad de vida de sus habitantes. No se puede abordar una progresiva incorporación a la normalidad sin recuperar o garantizar que las esferas psicológicas y sociales sean adecuadamente abordadas. 

La BlogoTSfera ha engrasado todos sus engranajes con el objetivo de mantener un hilo de comunicación directa con profesionales y ciudadanía en general, ofreciendo contenidos virtuales sustentados en las siguientes modalidades de intervención-comunicación-acción:

  • Intensificar la actividad de divulgación de contenido sobre la realidad de esta pandemia global Covid19, a través de los diferentes blogs que componen la BlogoTSfera, mediante acciones organizadas entre sus miembros que evidencien las primeras consecuencias que se están manifestando, y las que están por llegar en los próximos meses y años, a la luz de las cifras de desempleo y pobreza…, por no hablar del duelo social en el que estamos inmersos, dado el elevado número de fallecimientos por covid19.
  • Defender los servicios públicos de calidad, no de caridad, y las políticas sociales basadas en criterios de ciudadanía, por tanto, justas y dignas, y que necesariamente deben ser evaluadas y re-evaluadas en tiempo y lugar.  
  • Defender que todas las personas tengan el derecho a la subsistencia, para cimentar la dignidad como un valor esencial e irrenunciable.
  • Proteger el espacio profesional del trabajo social en todas sus formas de intervención, recuperando la dinámica de “lo relacional” en trabajo social, constantemente en cuestionamiento por las exigencias burocráticas y de sobrecarga del Sistema.
  • Proporcionar relatos “reales” y vivenciales de la situación en la que se encuentra la sociedad, sobre todo de aquellas personas sobre las que más pesa la injusticia, la desigualdad y pobreza.
  • Contar las diferentes historias que envuelven el desarrollo del trabajo social en este momento histórico que nos toca vivir, y también sobre los límites impuestos al desarrollo profesional del trabajo social en sus diferentes espacios de intervención, pública y privada…, y siempre desde la pregunta reflexiva: ¿está el trabajo social aportando y haciendo llegar la vivencia subjetiva de lo que acontece, haciendo llegar la voz de las personas atendidas y de las profesionales de primera línea?
  • Denunciar y reivindicar la dignidad y la justicia como única forma de lograr -el tan nombrado en estos tiempos de pandemia- “bien común”. 
  • Mostrar nuevas formas de intervención, a través del ejercicio del Trabajo Social Digital.

La BlogoTSfera, pionera en España en lo que conocemos como Trabajo Social Digital y como espacio de socialización profesional, en el que han participado 65 blogs desde su creación,   sostiene su compromiso de mantener una línea de información y comunicación con la comunidad profesional y académica del trabajo social, con la ciudadanía y con todas las personas que deseen aprovechar el contenido de esta red para mejorar de algún modo las condiciones de vida de los estamentos sociales más desfavorecidos; esperando sobre todo que se den por aludidas las estructuras políticas, ya que son al fin y al cabo las que toman las decisiones. 

En línea con lo indicado, la BlogoTSfera se marca un calendario para activar y desarrollar diferentes actividades, auto-convocándose la red para el 18 de mayo próximo. ( 18/05/2020)

Dependencia y género. Pequeñas intervenciones en Atención primaria

¿Qué diferencia hay entre atender en servicios sociales con perspectiva de género y no tenerla? ¿ Habría algo diferente en la intervención?

Cuando atiendes en servicios sociales teniendo en mente la perspectiva de género, hay pequeños detalles que pueden hacer una gran diferencia.

Hoy atendí una hija preocupada porque su padre está muy dependiente y todo ha sido muy rápido. El grita mucho, por las noches se mueve como si fuera válido, y pasa el día con movimientos repetitivos y quejándose sin parar. Su esposa, la única cuidadora durante años, está muy desbordada. La hija me pide residencia para el padre…

-“no no….para los dos”. ..

Analizando con perspectiva de género, sabiendo que la madre está con ataques de ansiedad, dada la queja continua y la imposibilidad de regular el dolor de él por parte de los médicos ( que figura incluso en informe médico) me parece una tortura que ella ingrese con él en una residencia para personas dependientes psíquicas, ya que él tiene mucho deterioro cognitivo. Exploro porqué pide la hiija para los dos.  Me dice que su madre se siente culpable si no lo acompaña pero que, en realidad, la madre  no quiere ir a una residencia. Exploro si los hijos han tomado la decisión conjunta, y me dice que están divididos. Ella y otro hermano prefieren que su padre vuelva a casa (¡!) y otros dos que permanezca en la residencia privada donde lo han ingresado hace un mes. Pagan 2300€ por la residencia, pero ese no es el problema principal. No es un asunto de dinero. Es un asunto de “deber moral” tal y como lo describe ella. Pero la misma hija está invisibilizando el sufrimiento y  sacrificio de su madre, y queriendo que siga en el domicilio para que su padre no este triste. ¡Sí; está triste! Pero está bien atendido, la madre y los hijos lo pueden ir a ver todos los días, y la madre puede estar en casa luego tranquila ¿Por qué le parece “natural” que su madre se inmole? ¿Por qué prefiere que su padre, con deterioro cognitivo y totalmente dependiente, con quejas continuas de dolor, permanezca en casa, con una esposa que ha tenido ya varios ataques de ansiedad, porque cognitivamente está bien, aunque físicamente no, y tiene más de 80 años?

Es parte de la intervención social, no solamente tramitar a voluntad de las partes, sino clarificar estas situaciones de injusticia, donde se vulnera a las personas más vulnerables. Sacrificio vital.

Comienzo preguntando si su madre ha estado atendiendo a su padre desde hace tiempo, luego que costes personales ha tenido su tarea de cuidado, y luego si los hijos pueden ocuparse ahora del padre estando permanentemente en casa. Me reconoce que está agotada, que ha sufrido mucho, y que los hijos están casados, con familia y trabajos y no pueden ocuparse.

Aumento las horas de ayuda a domicilio hasta el máximo para la madre  según las horas asignadas por la Comunidad de Madrid ( dependencia) y finalmente le sugiero suavemente a su hija que si el padre vuelve al domicilio, en poco tiempo en vez de una persona dependiente, tendrán dos. Tramito revisión de grado y pía urgente, y solicito cheque servicio para el pago de residencia privada. La hija termina acordando que eso es lo mejor, aunque veo que se debate consigo misma.

Hay que defender a las mujeres de la carga asignada socialmente y por la propia familia, la invisibilidad de sus funciones, la tendencia en los hijos e hijas a preocuparse más del padre que de la madre, incluso aunque los informes médicos digan que ella está peor; incluso aunque la mejora del padre, implique el sacrificio de por vida de la madre. Ella tiene derecho a pasar sus últimos años tranquila y descansando.y bajo mi punto de vista, es una de nuestras tareas defender los derechos de las más vulnerables.

Karina Fernández-D’Andrea

Los niños y niñas, la crianza y la educación más temprana

vector cartoon kid toy bully

“Estás castigado! Por llevarme la contraria!” Estas frases son reales, escuchadas en un supermercado, dichas tranquila pero firmemente, y en serio, sí, muy en serio, contra un niño que apenas tendría 6-7 años, por su padre, mientras esperaban a la madre que recogía los productos de los anaqueles. ¿ Qué está aprendiendo ese niño? ¿ qué relación con la autoridad? ¿ qué tipo de independencia se está gestando? ¿Son inocuas esas palabras? Podría llamarse violencia, ejercicio del poder, disciplinamiento, búsqueda de la obediencia como único principio?

Si ese tipo de mensajes es lo que recibe ese niño cotidianamente, es probable que aprenda a ser sumiso ante el poder, que aprenda que el que tiene el poder puede abusar de él y no permite el disenso, que su sentido crítico se vea disminuido cada vez màs.

Si esas palabras fueron dichas en el contexto de una defensa justa de sus derechos, es posible que crea que no debe defender sus derechos porque será sometido y castigado si lo hace.

Si en el colegio no se le deja hablar, ni mover, sino que tiene que sentarse erguido, mirar al frente, escuchar y recibir ,pero apenas puede hablar o moverse como le pide el cuerpo, es probable que aumente su resentimiento.

Si además cuando “se porta mal” recibe coscorrones, azotes en el culo o bofetadas, lo que aprenderá es que la violencia física es la forma de ejercicio del poder sobre él, y estará dispuesto a reproducirla sobre un nene más pequeño, o sobre una nena. ( ¿tendrá que ver con la génesis de la violencia de género?)

Con frecuencia en los supermercados o centros comerciales escucho a nenes de todas las edades, pero especialmente los muy pequeños, llorar desconsoladamente, mientras sus padres avanzan sin mirar atrás, lo que me parte el alma. En otras ocasiones veo a padres ( si, normalmente padres) perder la paciencia, agarrar a sus hijos de forma dañina, zarandearlos, levantarlos, pegarles o llevárselos mientras el niño clama por su mamá. (que suele permanecer sumisa esperando que termine el castigo físico del padre a unos metros, o se hace la sorda)

En esos casos, siempre me pregunto por las consecuencias de esos hechos ¿es posible que el nene comience a pensar que él/ella no es importante? Si mis padres no responden a mi llamado, a mi desconsuelo, y están ahi y se alejan, ¿qué mensaje comunican? ¿ qué he hecho para que la persona que me da seguridad me haga daño, me lastime activa o pasivamente? Si ya se que algunos como el Dr. Estivill, e incluso la supernany en Televisión han escrito bestseller planteando de forma conductista que a los niños que lloran no hay que hacerles caso, hasta que se calmen por si mismos, prohibiendo a madres bienintencionadas acudir a calmar a sus pequeños.

¿ Alguien se pregunta que tipo de mensaje les mandamos con ello? ¿alguien estudió que pasó con esas niñas y niños cuando crecieron? ¿ afectó eso su autoestima profunda?

Yo creo que sí. Los niños muy pequeños lloran cuando no saben comunicar lo que les pasa de otra manera. En mi experiencia propia, acudir, calmarlos, distraerlos, o hablarles, ponerles lenguaje a lo que ellos no pueden decir. Hablar con calma y ternura, previene y calma los berrinches. Transmite a los peques el mensaje de que me importa que estés sufriendo ( para ellos puede ser un mundo en ese momento), que estoy ahí para ti, y que yo puedo controlar los nervios y calmarte. Se que no es fácil. Pero en un contexto de ternura y amor se facilita mucho. Al igual que acudir al llanto del bebé por la noche, y no dejarlo llorar. El bebé no tiene aún sentido de permanencia, y puede pensar que está solo en el mundo, cuando nació para seguir la crianza pegado a la piel de su mamá ( sí, de su padre también, pero el contacto con la piel de mamá es mucho más importante en esos primeros meses)

Siempre me pregunto cuánto daño hay en nosotros, los adultos, los profesionales y las personas que nos consultan, que tienen que ver con estas respuestas recibidas en su tierna infancia. Resuestas que como padres y madres damos a veces sin darnos ni cuenta de lo que transmitimos a nuestros hijos, a los que no dudo que amemos. pero que pueden marcarlos para siempre.

Y sí, la educación va avanzando, gracias a Dios, pero aún hay mucho de crueldad repetida por generaciones de la que ni siquiera somos conscientes. Creo que hacernos conscientes de esos daños silenciados y silenciosos que habitan en nuestro niño interior herido, puede hacer que el daño no se siga repitiendo generación tras generación.

Termino con una cita que me pone los pelos de punta:

“La extorsión, el insulto, la amenaza , el coscorrón, la bofetada, la paliza, el azote, el cuarto oscuro, la ducha helada, el ayuno obligatorio, la comida obligatoria, la prohibición de salir, la prohibición de decir lo que se piensa, la prohibición de hacer lo que se siente, y la humillación pública,son algunos de los medios de penitencia y tortura tradicionales en la vida de la familia. Para castigo de la desobediencia y escarnio de la libertad, la tradición familiar perpetúa una cultura de terror, que humilla a la mujer, enseña a los hijos a mentir y contagia la peste del miedo. -Los derechos humanos tendría que empezar por casa (…)”

Eduardo Galeano ( El libro de los abrazos. p.107)

Alerta! Toque de alarma

(Fuente infografía: 20 minutos)

Preocupada por los últimos acontecimientos en Andalucía, y la subida vertiginosa de Vox, no puedo quedarme en silencio. El trabajo social crítico debe aportar al análisis de la realidad, es la responsabilidad de los intelectuales orgánicos que decía Gramsci, y no veo por qué hemos de dejarle el papel de analistas a los sociólogos o politólogos cuando los y las trabajadoras sociales somos las que estamos directamente en contacto con la realidad. Estoy de baja y con la pierna en alto, (por un problema en el menisco), y puedo parar y reflexionar, mientras mis compañeras siguen en la trinchera, luchando contra la pobreza y la otredad, contra el sinsentido que arroja a las personas ( ya no puedo decir ciudadanos sin que se malinterprete) a la lucha salvaje por la superviviencia o el recurso mínimo para poder tener algo de calidad de vida.

Hace algún tiempo publiqué un artículo  en mi muro de facebook ,que alertaba sobre el avance de Bolsonaro en Brasil y pedía responsabilidad a todxs para parar el avance del fascismo y las posiciones de extrema derecha. Hoy asisto a debates en redes acerca de las elecciones en Andalucía sobre si la responsabilidad es de los votantes de vox, de los que no fueron a votar, de la crisis de la izquierda o de las posiciones esencialistas y principistas de las facciones de la izquierda. Todxs pueden tener razón ¿y entonces?

Cuando se analiza la historia en perspectiva se sabe que los hechos históricos se construyen por una multiplicidad de factores que convergen. ¿cómo se dieron las condiciones para que el nazismo ascendiese al poder? Los estudios hablan de crisis socioconómica previa, una Alemania hundida tras la humillación sufrida en la primera guerra mundial, pobreza generalizada, la crisis del 29 afectando toda Europa, y un discurso nacionalista que buscaba chivo expiatorio en los judios y otras minorías, exaltando el sentimiento nacionalista humillado por la guerra pasada. ¿Y qué paso con los partidos que estában en ese momento? la wikipedia nos ilustra: “No existía un partido liberal de clase media lo suficientemente fuerte como para bloquear a los nazis. El Partido Popular y el Partido Demócrata sufrieron severos reveses ante los nazis en las elecciones. Los socialdemócratas eran esencialmente «un partido sindicato conservador con un ineficaz liderazgo». El Partido Católico de Centro mantuvo su bloque de votantes, pero estaba más preocupado por defender sus propios intereses, y según Bullock, «hacia 1932-33 (…) estaba tan lejos de reconocer el peligro de una dictadura nazi que siguió negociando con ellos». Mientras tanto, los comunistas se enzarzaban en violentos altercados con los nazis en las calles, pero Moscú había ordenado al Partido Comunista que priorizara la destrucción de los socialdemócratas, que veía como rivales más peligrosos por la fidelidad de la clase trabajadora. No obstante, Bullock afirma que la mayor responsabilidad recae sobre la derecha alemana, que «renunció al verdadero conservadurismo» y se asoció con Hitler en una coalición de gobierno.53​”

Es decir, defensa de intereses propios, ceguera ante el riesgo emergente, elección del enemigo errónea y no escuchar los sentimientos del pueblo, que son respondidos y canalizados por el lado del racismo  y el culto al nacionalismo. En el panorama actual, ¿qué nos separa de ese contexto previo? Todos los trabajadores y trabajadoras sociales hemos tenido que debatir con la población acerca de posiciones racistas emergentes y cada vez más legitimadas. Existen cada vez más personas, que emiten desde hace tiempo discursos ambiguos y en ocasiones ciertamente racistas, sin entender la discriminación positiva, colaborando en la construcción de un chivo expiatorio de la necesidad social, poniendo a los inmigrantes en el eje del mal.  Han llegado a discutir conmigo a pesar de declararme trabjadora social, acerca de “todas las personas extranjeras que conozco a las que se le han dado ayudas mientras a mí no, estando en situación más precaria.” se invisibilizan los aportes económicos de los inmigrantes, se los acusa de aceptar peores condiciones laborales en competencia desleal, en vez de dirigir las acusaciones a los empresarios españoles que se aprovechan de las situaciones de vulnerabilidad de personas con menores lazos sociales de apoyo, y de ser competencia ante las ayudas o los trabajos, en vez de dirigir los ataques a los decisores políticos que elaboran los presupuestos y las partidas de ayudas. 

Resumiendo, en este panorama, pido a todas las compañeras y compañeros la defensa activa de la democracía y sus valores de igualdad y solidaridad. La intervención social también pasa por cuidar los mensajes que emitimos.A veces no nos damos cuenta, pero determinados comentarios pueden fortalecer la xenofobia o la falsa idea de que las ayudas son dirigidas a los inmigrantes. 

A los ciudadanos y los partidos que se den cuenta que en Andalucía , VOX ya tiene a 12 parlamentarios, racistas y machistas, ( porque están en contra de leyes que protejan a las mujeres de la violencia sufrida a pesar de morir todos los días) que presionarán para que las leyes no tiendan a la igualdad de nigún tipo. El riesgo es enorme. Ya lo hemos visto en otras partes del mundo. EEUU, Brasil, Argentina…

Entiendo las posiciones de principios de la izquierda, y la conciencia de cada cual, de no votar si no está al 100% de acuerdo con mi posición, pero si hacemos el paralelismo con el momento previo al holocausto nazi, y el paralelismo con otros paises de nuestro entorno, o dejamos las disquisiciones para otro momento, o el ascenso de esas posiciones será imparable. Urge pues ir a votar,cuando toque,  votar por el partido más cercano, y pararlos. La abstención o el voto nulo solo alimentará al mostruo. Exactamente igual que ha hecho en Andalucía. Lo planteo desde el análisis, sin intereses partidarios , porque ahora mismo tampoco me siento representada por ningún partido, pero entiendo que lo importante, lo grave y urgente, es colaborar entre todxs para que está sociedad no cambie hacia la extrema derecha, que dejará a esos mismos sectores que la votan, desamparada, empobrecida y sin protección social, centrándose en sus intereses económicos. Que la izquierda lo está haciendo mal, es evidente, que se fragmenta en uno y mil facciones según el sentido crítico de cada cual tambíen, que en vez e centrarse en lo importante se centra en defender sus escaños, lo estamos viendo. ¡pero ojo! lo que está enfrente es peor, y además tienen los mismos intereses, se unen y arrasan. Porque los ciudadanos de la Alemania nazi también fueron resposables de su ascenso, con su acción u omisión, con su falta de miras, con su deriva nacionalista. ¿Qué vas a hacer que esté en tu mano para pararlo? 

Citas: 
Bullock, 1991,Bullock, Alan (1991) [1962]. Hitler: A Study in Tyranny. Nueva York; Londres: Harper Perennial. pp. 138–139 citado en Wikipedia: ascenso al poder de Adolf hitler. Recuperado de https://es.wikipedia.org/wiki/Ascenso_al_poder_de_Adolf_Hitler#CITAREFBullock1991